Las encuestas sugieren que en los países occidentalizados hasta la mitad de la población de más de 40 años de edad puede sufrir de hemorroides.

La explicación usual de su ausencia en el mundo en vías de desarrollo es «una dieta alta en fibra». Una búsqueda de «incidencia de hemorroides» en Internet produce múltiples ejemplos de la siguiente afirmación, cuidadosamente armada para sugerir una conexión causal: “Las poblaciones con alto consumo de fibra tienen muy baja incidencia de hemorroides».

La medicina establecida aceptó la teoría de la fibra sin pruebas porque no tenían otra explicación de la dramáticamente inferior incidencia de hemorroides en el mundo subdesarrollado. Ignoraron el hecho de que esas poblaciones tienen una amplia variedad de dietas. Los pastores Masai de África central son casi exclusivamente carnívoros. Los Hindus de India son vegetarianos. Otros grupos subsisten con pescado, o incluso con insectos.

Los investigadores tampoco se han dado cuenta de otro factor, más relevante, que explicaría la evidencia epidemiológica: el uso de inodoros para la postura en cuclillas. Este factor tiene tres ventajas sobre la teoría de la fibra:

  • Es consistente a lo largo de todo el mundo en desarrollo.

  • Está relacionado con la anatomía de las hemorroides.

  • Ha sido validado por investigaciones clínicas publicadas.

Esta investigación fue realizada por el Dr. Berko Sikirov, un médico israelí, que estudió los efectos de la postura en cuclillas para la eliminación en pacientes con hemorroides. Los resultados se publicaron en 1987 en la revista Israel Journal of Medical Sciences.  En 1996, el estudio fue objeto de un artículo en la revistaTownsend Letter for Doctors y Patients.

Veinte pacientes hombres y mujeres con hemorroides en diversos grados de severidad participaron en el estudio. Todos habían usado tratamientos convencionales con poco o ningún éxito. Dos de los pacientes habían sido tratados con ligaduras (amarres en la base de las hemorroides con bandas de goma).

Se efectuó una proctoscopía a los pacientes al inicio de la prueba; luego les pidieron cambiar sus hábitos en el inodoro en dos formas: esperar a que el deseo fuera intenso para evacuar (para evitar los esfuerzos) y usar la postura en cuclillas natural para la eliminación. La proctoscopía se repitió después de un año.

De los 20 pacientes, 18 reportaron una reducción significativa o una ausencia completa de síntomas entre pocos días y pocos meses de haber iniciado. La falta de mejora en los otros dos pacientes, que habían tenido ligado para las hemorroides «podría atribuirse al desarrollo de tejido fibroso en la submucosa como consecuencia del ligamiento».

Exámenes subsecuentes, 12 y 30 meses después, en los otros 18 pacientes (90% de los sujetos del estudio), revelaron que no había recurrencia de los síntomas. Esta gráfica muestra los resultados obtenidos por los 20 pacientes. Se puede encontrar un recuento detallado de la investigación del Dr. Sikirov en su Patente U. S. #4,819,277.

La conclusión del Dr. Sikirov es que:

las hemorroides resultan de la continua irritación y lesiones debidas a los esfuerzos excesivos en la posición sentada. Este esfuerzo es necesario para sobrepasar el estrangulamiento del recto que sirve para mantener la continencia. Cuando estos reiterados abusos al cuerpo se eliminan regresando a la postura en cuclillas, el proceso curativo natural puede ocurrir sin impedimentos.

La importancia de la postura en cuclillas no es desconocida para los gastroenterólogos. El Dr. Michael I. Freilich, un cirujano colorrectal retirado en Marina del Rey, California, comentó recientemente,

Hace 25 años, cuando el (ex) presidente Carter tuvo un problema de hemorroides, la revista Time me llamó y me pidió que les explicara la causa de las hemorroides. En la revista me citaron: «El ser humano no está hecho para sentarse en el inodoro, sino para estar en cuclillas en un plano».

Incluso el texto estándar, Gastroenterología de Bockus, contiene la afirmación :

«La postura ideal para la evacuación es en cuclillas, con los muslos flexionados sobre el abdomen. En esta forma la capacidad de la cavidad abdominal disminuye mucho y la presión intra-abdominal crece, fomentando la expulsión …»

Desafortunadamente, la mayoría de los gastroenterólogos simulan no saber los valores terapéuticos de la postura en cuclillas. La cirugía y el ligamiento son procedimientos lucrativos. Como no desean que su ingreso sufra, causan que sus pacientes lo hagan.

 

Fuente: Investigación de Jonathan Isbit de Natural Plataform